viernes, 7 de mayo de 2010

Nokta

Hoy, un ser reticulado evoluciona hacia el nacimiento de lo imposible, de lo vivo. Poder, suerte, azar... finos trazos de subjetivismo empírico.
Veo cierta correspondencia entre las bases de la armonía universal en la órbita elíptica y la predilección por formas elípticas en la arquitectura barroca. En ambos casos, la armonía se sigue definiendo como unidad dentro de la multiplicidad, pero dejó de ser estática, expresada en una forma geométrica ideal, y se convirtió en algo dinámico, por así decirlo. Lo que antes era considerado como la desviación de la forma ideal, fue comprendida por primera vez como parte integrante de la forma, o la forma de formas, capaces de transiciones interminables una con otra.
[Amos Funkenstein]

15 comentarios:

Bell dijo...

Aquí dejas patente tu tendencia de ingeniero. La materia se descompone y transforma dependiendo de la velocidad, la luz y muchísimas mas cosas que tu perfectamente me podrías explicar a mi. soy de letras puras y de física ni idea chiquitín
Un abrazote coleguita.

Arwen dijo...

La próxima vez que me coma un huevo pensaré en ello...ja,ja,ja....

TR dijo...

Impresionante video, el huevo encarnado como el mundo contenedor de diferentes formas de vida, a partir de ahi la multiplicación y la creación.
Un abrazo

Logan y Lory dijo...

Impresionante realización. Nos ha gustado muchísimo.

Un abrazo.

Dean dijo...

Muy interesante. Gracias por participar en mi blog.
Un saludo.

xTo=-vs-=naRco dijo...

Bell... lo mismo por tu parte. Y eso debemos aprovecharlo. Ya que conforme nos especializamos en una materia nos volvemos más estúpidos. Así que mejor evitarlo, jeje. Un Abrazo enooorme!

Arwen, vigila que no lleve un pollo dentro :D Bss

TR... eso me recuerda al último album del grupo Wolfmother: Cosmic Egg (echale un vistazo a la portada):

http://img.hipersonica.com/2009/11/cosmic-egg.jpg... hasta tiene algo de divino. Un abrazo!

L&L! Un gustazo veros de nuevo por auquí. Me alegro que os haya gustado "un huevo" (tenía que decirlo xD). Un abrazo!

Hola Dean, nada hombre, gracias a tí por ese blog... a partir de ahora me pasaré más asiduamente... ha sido todo un descubrimiento! todavía no logro descubrir porque no lo había visitado antes, jeje. Te añado a mis Favoritos! Un abrazo!

Thiago dijo...

Jaja, cari Yo también lo veo….!!!! Bueno, no, la verdad es que no veo nada de eso que dices, jaaj Tú eres un intelectual, eh, cari? Jajaj Bueno, no entiendo mucho de todo lo que dices, pero los videos me encantan, ajaj

Bezos.

Delio dijo...

Felicitarte por la composición de las dos fotografías: una, en blanco,parte superior, y su continuación abajo chorreando viscosa en negro. Ohhh.. sólo puedo decir: succión. Y me acuerdo de Dalí diciendo aquello de "la vida es un Hu-e-vo.. el hu-e-vo de Dalí". Sin duda es la forma más armónica y perfecta que existe porque lleva implícita el movimiento, todos los movimientos. Cuando empezamos a hacer espirales y giros elípticos creamos una figura en movimiento, eso lo saben muy bien los dibujantes de animación.La madre acunando en sus brazos a su hijo tiene una composición de huevo, el huevo y la vida.
El vídeo es de una belleza absoluta.
Que disfrutes muchos este finde.
1 Abrazo000

Arwen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arwen dijo...

Mmmm...me ha tocado el pollito!! xD...¿huevo sorpresa Xto?...*O*

Profundo e intenso tema el que nos has dejado, para debatirlo, reflexionarlo y encontrarle sus múltiples matices...comenzando y aquí quiero hacer alusión a la a la corriente surrealista de la mano de Dali a la que ha hecho referencia Delio y es que efectivamente para él, el huevo metaforizaba la vida intrauterina a la que también recurría y/o regresaba Sigmund Freud para explicar el mundo onírico y sus simbologías con la sexualidad...pero volviendo a Dalí, él también representaba el huevo para expresar emociones tan humanas como la esperanza o el amor (y aquí me he enrollado yo, pero habéis tocado mi corriente predilecta, en todas sus apéndices; el surrealismo, algo que creo que nos explica tanto y tanto como seres humanos...)

Bueno y fuera del surrealismo, de Dalí o de Freud...y volviendo al huevo, lanzo la eterna pregunta...¿qué fue primero?, ¿la gallina o el huevo? ...ja,ja,ja...(espero respuesta por supuesto) xD

Un besazo ladrón de horas de sueño y feliz Domingo. ;P

Arwen

xTo=-vs-=naRco dijo...

Jaja... para nada Thiago, para nada intelectual, lo que pasa que siempre tengo hambre de todo, de música, de cine, de ciencia, de pfff... a saber. Yo diría que es un síndrome de diógenes cerebral, jaja. Al menos me alegra que te gusten los videos, pero un consejo, si no entiendes nada pon la mente en blanco y quédate con lo primero que se te venga a la cabeza... al menos, aunque no lo comprendas te habrás quedado con algo especial (no vale pensar en un burro tocando un violín, a lo Homer Simpson XD). Un ABRAZO!


Delio, cierto, ni yo mismo preparé esa coincidencia huevo/chorreando, fruto de la coincidencia, del dejarse llevar por el incosciente, aunque siempre hay algo planificado.

Entre tú y Arwen me habéis dejado impactado en la forma que habéis extendido el tema con Dalí y el significado de lo vivo sin más, hacia la vida pura y natural, algo blanco e impoluto como el mismo huevo.

Tiene tanta presencia la forma elíptica en la naturaleza y el espacio, que nunca entenderé las razone religiosas de dividir al hombre en tres partes (mente, cuerpo y alma) o (Padre, Hijo y Espíritu SAnto), cuando en realidad, desde mi punto de vista, somo más un ente homogéneo, donde todo funciona cíclicamente y todo se complementa a la perfección, de forma indivisible.

Arwen, me alegro que te enrolles porque cuando me enseñas nuevas visiones que desconocía (hasta ahora no había pensado en las relaciones amor/Dalí/Freud, y será algo nuevo para la mesilla de noche, jeje)

Por cierto, como ingeniero diré que lo primero fue el reptil, jaja. Feliz Domingo pa tí también! que nadie te robe las horas de hoy.

BESAZOS Y ABRAZOS ELÍPITICOS A TODOS!

Arwen dijo...

Pues si te fascina Segmund Freud, tan sólo mínimamente lo que me magnetiza a mi, prepárate a que su psicoanálisis te robe horas y horas de sueño...ja,ja,ja... lo conocí a través de filosofía y te puedo asegurar que copó mis dieciseis añitos con sus teorías, argumentos y su visión empírica de la vida...si te apetece leer sobre él, yo te aconsejaría que comiences leyendo La interpretación de los sueños, por supuesto que no es ningún material budú, ni ningún residuo por el estilo. El Dr. analiza el "yo" interior de cada uno y lo hace regresando a la vida intrauterina¿cómo?, pues a través del mundo onírico, donde el subconsciente se muestra y enlaza directamente con la sexualidad...bueno no quiero adelantarte nada porque es para nadar en un mar de tibieza inigualable. Por supuesto los coétaneos de la época se lo cargaron por transgresor y "amoral", pero sin duda su legado sigue vigente hoy en día.

Y señor proyecto de ingeniero, respondiendo a tu "réptil", yo diría que entre el huevo y la gallina...lo primero fue...una célula

Besotes rolleros y oníricos de lunes!!! ;P

Muakssssssssssssssssss.....

Arwen

Delio dijo...

Mi emotividad animatrónica dice que ahora más que nunca hay que soñar. Todo empezó por un sueño.. qué hermoso Adán como durmiente!
El roble dormía aún en la bellota, el nogal en la nuez, y el ave esperaba dentro del Hu-e-vo..
Los sueños son semillas de la realidad.

xTo=-vs-=naRco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
xTo=-vs-=naRco dijo...

Y pensar que al comer una bellota, consumimos al menos 100 años de vida... preciosa referencia embrionaria la que ha surgido de vuestros comentarios. Claro, que ellos se alimentarán de nosotros cuando la vida llegue a su fin.

Arwen, empecé una vez a leer la Interpretación de los Sueños pero por falta de tiempo lo deje... creo que será hora (Tras los exámenes) de regresar a él y empaparme de Freud. De hecho hace poco leí una novela relacionada con él y que seguramente te gustará, titulada La Interpretación del Asesinato... de hecho, sale Freud en persona!

Respecto a huevo o gallina, claro que sí, una célula, la que encierra el núcleo de la vida.