lunes, 26 de abril de 2010

Artifical Paradise, Inc.

Sobrevive entre las sombras, pero su alimento es algo más que energía...
Del frío cristal, acuoso y blanquecino, al gélido y sólido titanio, fibras de carbono y membranas aleadas: huesos, articulaciones bajo piel plástica de un ente polimórfico. El soporte para un organismo cuyas transfusiones plásmicas de vida artifical mantienen su alma candente. Tras su capa externa, innumerables sistemas cuánticos de perenne duración albergan la totalidad de la memoria humana. Recuerdos de una humanidad (entre tantas); frente a ella, la mente se combina: entrelazando la sinápsis a las fosas del olvido... neuronas, buscando incansables entre los latidos.

8 comentarios:

Arwen dijo...

No se si quedarme con esa "alma candente" (ya sabes de mi debilidad por ellas...xD)o con el vídeo que nos dejas hoy...ambas son tan "tentadoras"...ja,ja,ja...

Xto enhorabuena por el post!!!
Muchos besazos. ;p

Arwen

xTo=-vs-=naRco dijo...

Sé además tu facilidad por descubrir esas almas. Sólo que esta vez lo difícil era encontrar el calor de la vida, ya que esos recubrimientos negros además de impolutos deben estar congelados. Lo veo como una especie de metáfora sobre el futuro de la humanidad (un futuro lejano, por supuesto) donde nuestra capa externa se hace cada vez más y más fría..

Gracias por el piropo, siempre sabes como ponerme rojo de vergüenza, jaja...

Un BESAAAZO ENORME, y recuerdos a la bibliotecaria...

TR dijo...

Un futuro demasiado lejano espero, donde los sentimientos ya no existiran.
O por haber puesto demasiado de ellos en esta vida estamos como estamos.?
Un abrazo

Delio dijo...

Mi querido amigo ¿por qué han de tardar tanto esos seres? los quiero ya! no les hará falta el olvido, serán justo como los dioses que no tienen memoria y no necesitan recordar.De alguna forma el vídeo con esas neuronas rebosantes de mielina y entrando en contacto me ha recordado a un documental sobre la última noche de los calamares.... miles y miles de estos seres cartilaginosos con sus tentáculos uniéndose, copulando, llegando al final de sus vidas y produciendo chispas eléctricas antes de apagarse.
Me gusta el tacto del gélido y sólido titanio.
Abrazos biomecánicos.

Bell dijo...

Uff, he leído los otros comentarios y la verdad que me quedo atragantao tío.
A mi me gusta lo que he visto, pero no se como explicarme, la memoria creo que no se debe perder jamás.

Thiago dijo...

jaj que video tan acojonante, lo más humano que se ve es una corbata, jaaj que miedo, acojona pensar que ese mundo electrónico está ahí, paralelo al nuestro... cualquier dia ser subleva....


Será finalmente, la tierra una inmensa antena de telefonía móvil algún día, para unos organismos electronicos que no se desplacen pero se comuniquen como dioses...?

Bezos

Delio dijo...

Jajjaja A ver Bell... siento mucho que te atragantes ya que el que hace referencia a la memoria soy yo. Por favor, no tomes las palabras al pie de la letra y en un sólo sentido. LOs dioses no tienen memoria porque son inmortales, onmipresentes y perfectos en su mecanismo como un reloj, quizá. Pero no estoy diciendo que sea maravilloso "perder la memoria" que se lo digan a los familiares que conviven con un enfermo de Altzeimer.. Siento si te he llevado a la confusión. Me gusta ser claro y directo.
Un abrazo, Bell.

xTo=-vs-=naRco dijo...

Delio, a parte, los dioses solían pecar de listillos... sabiéndose superiores y faltos de necesidades, poco les importaba el pasado, el suyo y menos aún el de lo humanos.

Si además contamos dicha perfección... haces bien en explicarte, porque la verdad que impresiona verlo de esa manera. Además, la perfección humana plasmada en una máquina está a la vuelta de la esquina. Y esta la considero una interpretación de esa inteligencia (memoria) colectiva vista por el ojo de una máquina, o quizás por el futuro de un "posthumano", la evolución artifical y perfeccionada de nosotros mismos.

TR, yo creo que sí existirán las emociones, pero irán evolucionando (a mejor o a peor, depende de cuales) así como lo ha hecho nuestra tecnología. Algunas irá desaparenciendo, otras se intensificarán... pero seguro que las buenas prevalecerán, a medida que nos demos cuenta que lo colectivo cuenta más que lo individual, así ha sido la historia de la humanidad, y fíjate en Europa, hace nada se daban de leches entre ellos.

Thiago, seguro que acabamos telentransportándonos por la red, como simples paquetes de bytes cuánticos (trillones de ellos por cada persona) jaj.

UN ABRAZO ENORME A TODSO!